Slide background
Slide background

 

   Daimiel, en la provincia de Ciudad Real, es la ciudad del Parque Nacional de Las Tablas y de la Motilla del Azuer, conocida también por su Semana Santa y sus iglesias de los siglos XIV y XVI. Junto a una de estas iglesias, la de San Pedro Apóstol, se ubica desde 1927, una farmacia que ya ha visto pasar tres generaciones de farmacéuticos: la Farmacia Villalón.

 

  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla
  • Ramón Villalón Pinilla

Ramón Villalón Pinilla

    Inaugura la farmacia el 2 de febrero de 1927 a las 4 de la tarde, siendo bendecida por D. Tiburcio, el párroco de San Pedro Apóstol y asistiendo, como era tradición, el alcalde, el médico, el veterinario y algunos compañeros boticarios, entre otras personalidades, familiares y amigos. Se instala en las habitaciones bajas de la antigua casa de la Calle Estación nº 7, dejando además unas dependencias anexas para un laboratorio. Se dispensa la primera receta a las 9 de la tarde, la cual todavía se conserva.
    Los medicamentos que se vendían eran en su mayoría elaborados por el propio D. Ramón, quien conservaba los principios activos y las hierbas medicinales en botes de vidrio esmerilado y en albarelos de cerámica talaverana, realizados por el renombrado ceramista Juan Ruiz de Luna, todo ello clasificado en estanterías y mobiliario que aún se puede ver en la farmacia. En 1931, D. Ramón Villalón Pinilla, obtuvo el título de Inspector Farmacéutico Municipal, controlando la calidad del agua de Daimiel y de los alimentos que se elaboraban en los establecimientos autorizados. Realiza además análisis clínicos. Cuando estalla la Guerra Civil, la farmacia no es ajena a sus consecuencias: en la Nochebuena de 1936, el sindicato provincial, incauta la farmacia para ponerla a su disposición. En 1971, D. Ramón es nombrado Colegiado de Honor del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Ciudad Real. Fué socio de número de la Sociedad Española de Historia de la Farmacia y de la Sociedad Española de Bromatología. Fallece en 1976.

  • D. Ramón Villalón García-Consuegra
  • D. Ramón Villalón García-Consuegra
  • D. Ramón Villalón García-Consuegra
  • D. Ramón Villalón García-Consuegra
  • D. Ramón Villalón García-Consuegra
  • D. Ramón Villalón García-Consuegra

D. Ramón Villalón García-Consuegra

   En 1976, D. Ramón Villalón García-Consuegra, se hace cargo de la farmacia. Había estudiado en la Universidad de Granada y trabajado en farmacia militar. Continúa la labor con el mismo entusiasmo y profesionalidad que su padre, dedicando muchas horas a la farmacia y realizando innumerables guardias. La manera de trabajar va cambiando mucho en estos años: la elaboración de fórmulas va dejando paso a los medicamentos fabricados por la industria y hay que adaptarse a las continuas leyes y cambios que afectan a las farmacias. Por suerte, todavía sobreviven las apacibles “tertulias de rebotica”.

   El laboratorio deja de funcionar, y por contra se amplia el almacén de alimentación infantil, por entonces competencia exclusiva de las farmacias. Cuando Ramón cae enfermo se contrata como farmacéutico regente a D. Miguel Ángel Sevilla Torrijos, que informatiza la farmacia junto con Ramón Villalón Casero, que se encuentra esos años cursando la licenciatura en Madrid.

  • D. Ramón Villalón Casero
  • D. Ramón Villalón Casero
  • D. Ramón Villalón Casero
  • D. Ramón Villalón Casero
  • D. Ramón Villalón Casero
  • D. Ramón Villalón Casero

D. Ramón Villalón Casero

   En 2001, D. Ramón Villalón Casero termina los estudios, graduándose con Matrícula de Honor en la Universidad Complutense de Madrid. Continúa sus estudios como investigador en el Departamento de Bioquímica y Biología Molecular de la Facultad de Farmacia, y posteriormente en el Departamento de Bioquímica de la Facultad de Químicas (Universidad de Castilla La Mancha). En 2006 se hace cargo de la farmacia para emprender una nueva etapa de modernización y adaptarla a los nuevos tiempos, teniendo presente la filosofía que ha caracterizado siempre a la farmacia: la cercanía con el paciente y el buen servicio.
Reforma la farmacia dotándola de un mayor catálogo de productos y servicios, buscando siempre la calidad de los mismos. En el nuevo local se cuida armonizar la modernidad con la tradición y los orígenes de la farmacia, por lo que dedica espacio a un museo donde se pueden observar el mobiliario y los albarelos originales, se reproduce el artesonado de madera, una vidriera de 8 metros obra del decorador D. Miguel Sánchez Miguel y los azulejos de la fachada de la ceramista Dª Rosario Trujillo. Como reconocimiento a esta trayectoria, la Farmacia Villalón fue galardonada en 2010 con el premio empresarial CEOE-CEPYME a la mejor empresa de tradición familiar.

 

   El espíritu de continuidad y de superación hace que la Farmacia Villalón siga creciendo y ofrezca cada vez más servicios a sus clientes. Cuenta hoy con un excepcional equipo de trabajo, se ha adaptado a los protocolos de calidad para formulación magistral, está autorizada para la elaboración de sistemas personalizados de dosificación y cuenta con servicios externalizados como asesoramiento nutricional y dietista, tratamientos profesionales para la piel y el cabello y otros servicios. 

 

   La Farmacia Villalón no es un negocio, es un modo de vida que implica a toda la familia desde hace tres generaciones; es un lugar cálido y humano donde los clientes confían en nuestro buen hacer desde hace más de 80 años, compartiendo buenos y malos momentos, confidencias, recuerdos y nuevas ilusiones.

 

  • Galería equipo
  • Historia Farmacia 02
  • Villalon Ceramica 01
  • Farmacia Villalon Mostrador
  • Farmacia Villalon Vidriera02
  • Historia Farmacia 01
  • Farmacia Villalon Historia 06
  • Farmacia Villalon Historia 07
  • Farmacia Villalon Vidriera